PRIMERO LA CERTIFICACION Y DESPUES EL PRECIO. 7 RECOMENDACIONES PARA SELECCIONAR AL FABRICANTE


He mencionado en varios artículos el error de muchos importadores, sobre todo aquellos que dan sus primeros pasos y se dejan enamorar por los ''supuestos'' bajos costos de las producciones en China, de obsesionarse con los precios, incluso algunos hacen ingeniería inversa para pre determinar los costos que aceptarán de los productores a partir de los precios que pueden observar en el mercado. Esta por lo general es la primera acción del importador y es un error.

No estoy diciendo que no se deben hacer estudios de precios antes de contratar una producción en China para introducir tu marca en el mercado o comercializarla a terceros clientes. Lo que quiero transmitir es que antes de ir directamente a revisar precios del mercado y tenerlos como nuestros precios objetivos, debemos primero hacernos dos preguntas.

Si estamos buscando productos certificados la pregunta del ¿cual es el costo? no es relevante en la selección inicial. Foto del autor.



La primera, ¿Que especificaciones necesito?. Es recurrente esta pregunta, sin embargo nos olvidamos de ella con facilidad y pretendemos comparar peras con manzanas. 

Ambas son frutas sin embargo tienen propiedades y características diferentes. Lo mismo pasa con los productos electrónicos y electrodomésticos. Una licuadora marca -X- no se puede comparar con otra marca -Y- sin ponerle los apellidos. 

La comparativa debe ser, -licuadora de tantos watt, tantas velocidades, vaso de tal tipo, cuchilla de tantas aspas y motor de tal enrollado-, por citar un ejemplo. Solo así podremos entonces tener la referencia de precio para buscar al fabricante. 

La segunda pregunta, ¿Cuales son las normas que mi mercado exige?. Hay mercados con normas y regulaciones, unos más y otros menos, y hay mercados sin normas. Estos últimos son los mas fáciles de trabajar pero a la vez los más riesgosos.

Dentro de las normas de un mercado están las certificaciones, también conocidas como conformidades o estándares. Son estas certificaciones un factor prioritario para determinar el costo de un producto. 

Es un error priorizar el precio de un producto por encima de una certificación como criterio de selección primario. Si necesitas un producto certificado, primero búscalo y después selecciona el precio. En estos casos  tu precio objetivo pasa a jugar un segundo papel y la prioridad de intercambio con el fabricante es la certificación y no el costo del producto.

La razón es sencilla. El cumplimiento de una certificación implica el uso de determinado estándar de materias primas, piezas y partes, el cumplimiento de determinados diseños y estructuras constructivas en los aparatos y el testeo y conformidad de los mismos. Todo ello determina un nivel de precio muy diferente al del que no cumple un estándar

Los fabricantes tienen en sus ofertas y catálogos productos certificados y productos sin certificar. El peor escenario que te puedes encontrar es tener que certificar un producto. Los costos son muy elevados y si no tienes una proyección de compra alta el costo de tu producto pagará las consecuencias. 

Una certificación puede estar en el rango de los $6000 a $13500 usd en dependencia de la complejidad del aparato y la propia certificación. Obtener una conformidad UL, por ejemplo,  es más costoso que obtener una CE.

La condición ideal es trabajar con productos previamente certificados por el fabricante. En este caso debes pedirle al productor copia de la certificación y una declaración de conformidad. 

Ahora bien, si ya sabemos que la prioridad es encontrar el producto certificado, entonces nuestras búsquedas de fabricantes o suministradores deben cumplir algunos principios que debes saber y  que te ayudarán en tu selección y a su vez te permitirán ser suspicaz y no dejarte confundir o perder el tiempo con proveedores que no pueden entregarte un certificado o una declaración de conformidad. Como bien dice el dicho popular, -afinar la puntería antes del tiro-.

Foto del autor.


Entrega de documentación: Un proveedor o fabricante que tenga sus productos certificados puede entregar los reportes de resultados (test report), la documentación técnica que ampara una certificación y las certificaciones como tal que emiten terceras partes como SGS o TUV. 

A su véz,  un proveedor que no tenga sus productos certificados no lo puede hacer y solo recibirás evasivas o documentos nada claros.


Alcance de sus producciones: Proveedores y fabricantes cuyos productos tengan destinos que exigen certificación como Europa, Australia o Estados Unidos y Canadá tienen una probabilidad certera de tener productos certificados. 

Aquellos  cuyas producciones están a África o Latinoamerica (exceptuando México) tienen menor probabilidad de cumplir con certificaciones.


El capital de trabajo del fabricante: Mientras mas alto sea mejor. Según un  reporte de GlobalSource debe ser mayor a los 5 millones de yuanes. Por otra parte, según el mismo reporte, capitales de 500 000 yuanes o menor no garantizan tener productos certificados. Es costoso certificar un producto, se necesitan laboratorios internacionales o con certificaciones internacionales, todos de renombre.


El tipo de proveedor. Los trader, mayoristas o distribuidores tienen menor tendencia a no tener sus ofertas certificadas. Por el contrario, los fabricantes directos tienen mayores probabilidades de tener sus productos certificados. 


Las normas de calidad. Proveedores que aplican las norma ISO 9001 son sinónimo de productos certificados. Los que manejan sus operaciones sin normalización ISO 9001 rara véz tienen productos certificados.


El precio. Desconfía de productos certificados y precios bajos. Esa combinación perfecta no existe. Los productos certificados tienen mayor costo.


Las cantidades mínimas. Siempre son altas para productos certificados pues el fabricante o proveedor necesita hacer la producción contra el pedido del cliente. Estos productos no están almacenados esperando clientes potenciales, es lógico, cada mercado utiliza estándares diferentes. 

Por el contrario, los productos sin certificación pueden producirse al por mayor y ponerlos en stock para compradores diversos. Desconfía entonces de una oferta certificada que ofrezca mínimas cantidades que pueden ir desde 1 hasta 1000 unidades. 


¿Te diste cuenta de algo?. Estos 7 elementos pueden y deben formar parte de tu evaluación de fabricante o proveedor. No solo son una forma de categorizarlo por su tamaño, normas que aplica o alcance de sus producciones, sino que también puedes comprobar la veracidad de sus informaciones en base a las respuestas que de y que ya de ante mano tu sabes que significan.

La entrevista al proveedor, ya sea en su fábrica o local, en una feria o intercambiando emails es fundamental para construir la confianza en él y en su producto y sobre todo ahorrarte tiempo. 

Si deseas consolidar tus conocimientos con las certificaciones y normas de los productos puedes leer estos artículos:




Espero que esta información te ayude de alguna forma. Si has tenido experiencias de este tipo o tienes opiniones y nuevos aportes  que intercambiar te invito a que dejes un comentario.
                         

Para cualquier duda, consulta o solicitud de servicios puedes también utilizar el formulario de contacto que te dejo más abajo y si deseas poco a poco superar el miedo  sobre las  importaciones y fabricación en China, optimizar las relaciones con proveedores y fabricantes  y aprender a contratar producciones confiando en tus conocimientos para disminuir riesgos estás invitado a suscribirte al blog. Toma el control de tus producciones, este es un blog escuela.



  foxyform
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...